LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

OSTALGIE

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ostalgie.jpg 

 

Uno de los fenómenos sociales que más interés me causan es el de la Ostalgie. La Ostalgie es un término en alemán generado por la fusión de dos palabras: Ost (este) y nostalgie (nostalgia). Se usa la palabra Ostalgie para definir un fenómeno social que se da en la antigua Alemania del este, originado por una cierta nostalgia al pasado, y que ha producido un intento de recuperación por parte de los alemanes del este de muchas de las características que tenía su vida bajo el régimen comunista, desde las típicos productos alimenticios que se consumían entonces hasta un culto a la antigua estética comunista.

Para los Occidentales es un fenómeno muy curioso como en una potencia económica como Alemania, hay una parte importante de la población que añora el pasado bajo la dictadura del proletariado. ¿Cómo es posible que añoren los tiempos de la STASI, del muro de Berlín, de la vida dirigida, etc.? La respuesta es más compleja de lo que parece.

No todo el mundo dentro del movimiento Ostalgico añora el régimen comunista, sino más bien podríamos decir que hay dos corrientes principales dentro de él. Hay un grupo de gente que, en efecto, añora ese tipo de vida. Cuando cayó el muro de Berlín muchos alemanes creyeron que había llegado la libertad, que llegaría a la Alemania del este la prosperidad de la Alemania Occidental, que vivirían mejor. Se libraron de la Stasi, de las restricciones a la libertad, pero se encontraron con una dura realidad. Las empresas Orientales no eran competitivas en el nuevo mundo capitalista. Muchos perdieron sus trabajos, la industria del este sufrió cierres masivos. Los alemanes orientales nunca se habían preocupado de no tener trabajo, de no poder pagar la vivienda o de no tener dinero para subsistir, pues todo eso estaba garantizado por el estado comunista. La vida en la RDA era fácil, no había preocupaciones para tener el mínimo vital. En el nuevo mundo capitalista este mínimo no estaba garantizado, a pesar del potente estado del bienestar alemán. Muchos se adaptaron bien a las nuevas circunstancias, los más emprendedores y las personas que sentían que la dictadura coartaba su libertad consideraron el cambio una bendición, pero otros consideraron que ya no tenían la seguridad del pasado, y que el nuevo mundo tenía una parte de “selva” en la que ellos no sabían vivir.

Pero hay otro grupo de Ostalgicos cuyo origen nada tiene que ver con la política. Se trata de la gente más joven, fundamentalmente la generación de los 80, para los que las antiguas marcas, los coches Trabant, los escudos de la RDA y el precioso himno “Auferstanden aus ruinen” representan el mundo de su niñez. Igual que la generación de los 80 española sentimos algo especial cuando vemos trozos de la “bola de cristal”, cuando oímos una canción de los “fresones rebeldes” o encontramos una colección de cromos de “El coche fantástico”, los alemanes del este asocian la RDA a su niñez, a un mundo donde no había preocupaciones, donde todo eran juegos.

Algo que comparten ambos grupos es el sentimiento de que su “patria” de toda la vida ha desaparecido. En Alemania Oriental no hubo un cambio de régimen, como pudo haber en otros países del este; lo que hubo fue la desaparición de un estado. Objetivamente la RDA fue absorbida por la RFA, sin haber una refundación de la nueva Alemania. Mucha gente, que sentía que su patria era la RDA, vio como ésta desaparecía, y vieron como fueron absorbidos por otro estado, que también era su patria, pero menos. Se creó un sentimiento de desarraigo, un sentimiento de que el mundo donde habían vivido se había esfumado, de que habían vivido en una mentira. Este sentimiento, que tiene mucho de nacionalismo (paradójicamente) y parte de frustración, es, quizá, el ingrediente principal de la Ostalgie. Muchos alemanes han teorizado sobre los errores de la reunificación, y muchos creen que hubiese sido mejor un proceso constituyente para crear un nuevo estado alemán, generando así un sentimiento de igualdad entre las dos repúblicas antecesoras.

Para entender mejor la Ostalgie os recomiendo ver la excelente película “Good Bye Lenin”, que a mí me hizo descubrir el nuevo cine alemán. Y mejor incluso que la película es su banda sonora.

No sé porque me atrae tanto la Ostalgie, creo que mi “ochenterismo” me produce cierta empatía con los Ostálgicos, no sé. Ya tengo mirado el “Ostel” (Hotel que recrea la estética de la RDA) por si voy a Berlín próximamente. En fin, todos tenemos nuestra parte “Friki”.

Comentarios

Te felicito Emilio, has dado en el clavo. La RDA era un sistema para el pueblo, no para que se beneficiaran una pandilla de ladrones especuladores, como es el sistema capitalista, que se disfraza llamándose democracia, una palabra que cuando la oigo ya me da asco... por lo equívoca que es y por lo que esconde detrás.

pues todo no era represión y Stassi, no habia muchas cosas buenas y todos lo sabemos, pero es mas facil acudir a los tópicos, recuerdas Vds la escuela permanente y el sistema sanitario por hablar de dos cosas. Lo que si es cierto es que es un sistema para gente que trabaja no para especuladores como en occidente, que anda tratando de engañar al vecino o al estado

Nunca desde suelo de la RDA se preparó o se permitió ninguna agresión imperialista contra otros pueblos: desde la RFA se enviaron aviones USA cargados de bombas y armas para masacrar vietnam; las multinacionales USA y las viejas y nuevas empresas alemanas responsables de crimenes contra la humanidad recogían y recogen sus cuantiosos beneficios en una "economía emergente" que genera miseria emergente en 3 cuartas partes del planeta y también en otros países de la UE sometidos a alemania occid.; ésta exigió e impuso cambios políticos y económicos que dieron lugar a guerra en yugoslavia; podíamos seguir más ejemplos; mucha sangre...bastante más que la causada por el muro. Y ahora, bombas alemanas asesinan civiles en Afganistán, y gobierno miente y miente y reprimen y silencian opositores a guerra agresión. Autoridades RDA eran muy honradas y transparantes, tanto que era unos "pardillos". Ojo, Alemania es una potencia agresiva y dominante que volverá a ajustar cuentas con sus competidores imperiallistas.

Enhorabuena por tu blog... A este individuo hay que darle, y mucho.

Interesante, comparto tu argumento, pues la patria "prácticamente" desapareció, entendiendo por patria el concepto más amplio del término y aun no estando de acuerdo con el régimen político se puede sentir tanta nostalgia de la patria como si compartes la idea política. Alemania, un único país y en la realidad dos países diferentes, de repente la unificación, por supuesto la parte capitalista se come a la otra, cambian las costumbres cotidianas , el orden establecido pasa a ser totalmente diferente. Indudablemente “Good Bye Lenin” es una gran película y expresa muy bien esta sensación. Los humanos no somos suficientemente inteligentes para conservar lo bueno, lo agradable, asimilamos indiscriminadamente costumbres e ideas. No creo que ese sentimiento sea extrapolable a España, ya que solo el régimen político cambio, nuestro entorno continuo igual, nuestras costumbres han ido paulatinamente modificandose, las ideas han ido progresando, los objetos se han ido reemplazando, el caso de Alemania es una ruptura total y un crecimiento por separado sin contacto alguno una parte con otra. El gran cambio de la España Franquista a la España democrática es "la libertad de acción y pensamiento individual", el franquismo era solo el régimen político, himnos, uniformes, parafernalia, son la imagen del franquismo no de España, como las runas de las SS y la esvástica lo son del nazismo. Los alemanes no dicen comunismosalgie sino ostalgie, seria equiparable a la nostalgie de los sesenta, de los cincuenta,….. pero no del franquismo porque eso implica una relación directa con un régimen político y como dice la Real Academia, tristeza y melancolía por el recuerdo de una dicha perdida. En Alemania los seguidores de Hitler tienen el NPD Nationaldemokratische Partei Deutschlands que exhiben símbolos nazis, lo cual está totalmente prohibido en toda Alemania, los partidos democráticos piden continuamente su ilegalización, pero ahí están con creo que nueve diputados. En España los franquistas, son pocos, están “maquillados”, no sé hasta que punto esto es sano para una democracia, es mejor ver venir de cara al enemigo. He vivido en Alemania durante tres años y he podido constatar como el alemán universitario equipara el régimen franquista con el hitleriano, en España los seguidores de Franco marcan una distancia que no sé hasta qué punto es real. El padre comunista o el padre Hitler en Alemania, el padre franquista en España, dejan muchos huérfanos. Un saludo.

con un solo comentario iba que chuta. No sé porqué lo ha repetido 3 veces. Saludos

Curioso e interesante artículo. Entonces entenderás que en España pase lo mismo. Hay mucho nostálgico del franquismo, de los seat 600, de la seguridad laboral en las empresas...las mismas explicaciones que aludes son igualmente extrapolables al caso español. Pero...curiosamente se percibe cierta admiración y curiosidad en uno y un desprecio radical al otro...Curioso amigo Pedro. Aunque, lo entiendo perfectamente. En mi caso concreto tengo una especial fascinación por toda la estética nacional socialista (himnos, uniformes, emblemas) y, sin embargo, no comparto prácticamente en casi nada con su doctrina. Todos tenemos nuestro lado friki.

Añadir un Comentario: