LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

EL PP QUIERE SER COMO OBAMA

El presidente de las nuevas generaciones del PP, Pablo Casado, hizo el otro día unas cada vez mas frecuentes declaraciones "ser de izquierdas no está de moda porque los de izquierdas son unos carcas". Se sabe que la derecha en España tiene un complejo de inferioridad moral respecto a la izquierda. Sea justificado o no, este complejo existe y son los propios dirigentes políticos y palmeros mediáticos conservadores quienes lo evidencian en sus declaraciones. El propio Losantos se desgañita hablando contra "la superioridad moral de la Izquierda" y los complejos de la derecha, dejando claros que estos existen y convirtiendo así declaraciones como las de Pablo Casado en soflamas no exentas de cierto patetismo.

Lo cierto es que las energías que gasta el PP en intentar modernizar y suavizar su imagen son enormes. Una de las estrategias más curiosas que ha ideado el PP para este fin es intentar identificarse con el candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama. A pesar de lo aparentemente ridícula que pueda resultar esta estrategia, la verdad es que el PP se ha lanzado al ruedo mediático con esta idea, expresándola donde pueden sin pudor ninguno. Casos hay muchísimos.

Hace un par de meses, Manuel Fraga declaró en una entrevista "Yo soy de centro, como Obama". Días después, Esteban González Pons, en otra entrevista, declaró "Al PP le pasa como al partido demócrata americano, que tiene muchos apoyos entre los intelectuales, pero le cuesta llegar a las bases". Viendo don Esteban que el periodista no entraba al trapo hizo otra espectacular declaración "Creo que Obama está más cerca del PP que del PSOE de Zapatero".

Habrá quien todavía piense que esta idea "El PP es como Obama", es sólo la opinión personal (y osada) de dos políticos. Pero no, se trata de una idea transmitida desde la dirección del partido para que todos los dirigentes la repitan. He oído en numerosas tertulias televisivas y radiofónicas, por parte de contertulios próximos al PP, esta idea repetida en numerosas ocasiones, la mas reciente hace unos días donde un periodista decía que la política de bajar impuestos a los mas desfavorecidos es igual a la que propone el PP.

Supongo que las motivaciones del PP para crear este argumento son varias: Alejarse de la administración Bush, mostrarse "centristas", intentar capitalizar la simpatía de la inmensa mayoría de la población por Obama, etc. A pesar de lo legítimo de las intenciones del PP, el argumento de fondo tiene una perversidad intelectual inocultable.

El partido demócrata de los EE.UU ciertamente es un partido de centro. Defensor de las libertades públicas, y preocupado por las clases medio-bajas de EE.UU, la peculiaridad del sistema político americano no le permite aventurarse en crear un estado del bienestar a la europea, ni siquiera remotamente, puesto que un intervencionismo estatal así no es bien aceptado en América. Esto es lo que tradicionalmente le ha situado a la derecha de los partidos socialdemócratas europeos. Sin embargo, en la situación actual, donde una política de mayor intervención pública sólo es defendida por los partidos post-comunistas y algunos verdes, y los partidos socialdemócratas privatizan y destruyen derechos sociales al igual que los conservadores, el partido demócrata es muy parecido a lo que pueden ser el partido laborista británico o el PSOE español.

Si se analiza el programa político demócrata, y extrayendo de él ciertas características netamente norteamericanas, no es muy distinto al del PSOE. Retirar las tropas de Irak, mayor multilateralismo, mejorar el sistema de salud público, mayores libertades sociales, vagas ayudas a los más desfavorecidos. Vamos, como el PP. Que el PP quiera aprovechar la ignorancia de la población sobre lo que pasa en EE.UU, sobre lo que es EE.UU, para intentar limpiar su imagen es una de estas ocurrencias desvergonzadas que sólo el PP es capaz de transmitir sin pudor. Todos los partidos políticos intentan manipular a los ciudadanos, paro la capacidad del PP para dirigirse a la población como si fuese una masa analfabeta y estúpida es tan transparente que hace hervir la sangre de quien lo escucha. Si el PP quiere limpiar su imagen lo único que tiene que hacer es actuar en consecuencia y comportarse como un partido respetuoso. Si el PP se dirigiese a Zapatero con la décima parte del respeto con el que Obama habla a Mc.Cain quizá no tendría ese 60% de la población que lo rechaza frontalmente. Para ser como los demócratas, quizá deberían aprender de los partidos americanos que no presentan por segunda vez un candidato derrotado, y no presentar al mismo candidato hasta la extenuación.

Una última reflexión. Si Fraga es "de centro, como Obama", ¿Con quien comparamos a Mc.Cain? ¿Y a Bush? Tendríamos que ir a los años 30 para buscar un político comparable; entonces ¿Como demonios pudo el PP apoyar y hacerse fotos con un personaje así?

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: